Guadalajara, Jalisco

Sábado, 24 de Junio de 2017

Actualizado: Hoy 06:36 hrs

18°

Síguenos:

Rubén Martín
ABR 1 2017
Antipolítica

Por Rubén Martín rubenmartinmartin@gmail.com

La mente (hueca) de Peña Nieto

El divorcio con la realidad es una característica usual entre la clase gobernante. Al vivir en una especie de burbuja social propiciada por las comodidades y servidumbre que le brinda el poder, es fácil que el gobernante se separe de lo que viven y piensan la mayoría de sus gobernados.

Pero todo indica que este divorcio con la realidad es peor en el caso del Presidente de México, Enrique Peña Nieto. Hace tiempo que el Mandatario ha dado síntomas de que no conoce bien las condiciones sociales en las que viven la mayoría de los mexicanos. En abril del año pasado, aquí en Guadalajara en el marco del Tianguis Turístico, Peña Nieto se aventó la puntada de decir que no entendía por qué había “mal humor social”: “Somos un país como pocos, como para presumirnos ante el mundo”, dijo entonces.

Pero conforme pasa su Gobierno, el inquilino de Los Pinos aparece cada vez más divorciado de la realidad. El miércoles pasado, durante el mega evento de propaganda a favor de las Fuerzas Armadas en el Campo Militar Número Uno, Peña Nieto dijo que en el país no hay crisis, sino que sólo existe “en la mente” de algunos. “Crisis” no es lo que está pasando en México, aseveró.

No sorprenden las ocurrencias y las limitaciones del Mandatario, sino que se atreva a sostener lo anterior cuando de acuerdo a varios especialistas, el país atraviesa distintas crisis que tienen a la nación en uno de sus momentos históricos más oscuros y dramáticos.

Basta mirar cualquier ámbito de la vida social nacional para refutar a Peña Nieto: violencia y guerra, corrupción de la clase política, deterioro del nivel de vida, medio ambiente…

Bastaría que Peña Nieto reflexionara en la guerra no convencional y “crisis humanitaria” que vivimos en México para pensar antes de sostener que la crisis está en la mente de algunos.

Solamente el tema de los 31 mil desaparecidos reconocidos oficialmente y el abismo de las fosas clandestinas que apenas se está develando en el país muestra una inmensa crisis social que bastaría al Mandatario para no animarse a decir barbaridades.

Pero la guerra no convencional y el Estado de excepción de facto que hay en el país (Carlos Fazio) no son el único frente de crisis. Esa misma violencia logró que la esperanza de vida para los varones retrocediera en México por primera vez desde la Revolución mexicana.

Según Peña Nieto la crisis sólo existe en la mente de algunos cuando 79% de la población del país no alcanza para comprar una canasta básica indispensable para una vida modesta.

Y todo esto ocurre en la peor devastación ambiental del país propiciada por procesos de acumulación de capital que externaliza los costos de contaminar los bienes comunes, a cambio de negocios privados para unos cuantos.

No se puede saber qué hay en la mente de las personas, pero por declaraciones como ésta, podemos pensar que la de Peña Nieto está hueca, y que trata de ignorar la crisis que la mayoría vemos y creerse la propaganda oficial de que vivimos en un país de maravilla.

rubenmartinmartin@gmail.com

Rubén Martín

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores