Guadalajara, Jalisco

Jueves, 25 de Mayo de 2017

Actualizado: Hoy 05:27 hrs

18°

Síguenos:

Alejandro Maciel
MAR 30 2017
Autoridad Deportiva

Por Alejandro Maciel amacielch@gmail.com

Fea, pero oportuna

Con un funcionamiento que sigue sembrando dudas por doquier, México se ha convertido en una selección oportunista, que roba pocos suspiros, pero controla de forma muy eficaz los momentos de los partidos y a sus rivales “concakafkianos”.

Nadie podrá discutir que los resultados del Tricolor bajo el mando de Juan Carlos Osorio han sido notablemente buenos, con un saldo de 16 victorias, tres empates y sólo una derrota, tras sus primeros 20 partidos. Nada más y nada menos que un 80% de efectividad que ya lo quisiera cualquiera.

Los cuestionamientos vienen por diferentes motivos que trataremos de explicar a continuación:

1. El estilo de juego ha variado mucho de partido a partido, en gran medida por el mundo de rotaciones que ha hecho el técnico colombiano. Basta con darse cuenta que nunca ha repetido un once inicial en este periodo de tiempo, y se ha dado el lujo de poner a distintos futbolistas en posiciones que no dominan.

2. Casi todos los triunfos han venido ante países del área de la Concacaf, que sigue siendo una de las más débiles del mundo.

3. Cuando se tuvo la primera gran prueba ante un país de respeto como Chile, cayó la humillante derrota que empaña todo su historial, y nos hace dudar del potencial del equipo.

Por un lado, nos parece perfecto que la Selección sepa plantarse de diferente manera ante rivales distintos, según le convengan las circunstancias; ese ha sido un aspecto que históricamente le ha faltado al combinado nacional para sacar partidos importantes en los Mundiales por ejemplo.

Pero por otro lado, está el convencimiento de que con estos jugadores se puede presentar un mucho mejor futbol, y no hay ninguna necesidad de estar cambiándolos de posición.

Partiendo de que esto es una Selección y no un club, no se puede pretender que haya un gran entendimiento en la cancha, si encima de que los cambias cada encuentro, les inventas funciones y posiciones que nunca practican en sus respectivos clubes.

Es difícil creer que Osorio sea la persona que venga a descubrir el hilo negro de este deporte, y sea el salvador del futbol mexicano bajo estas creencias. Partamos de cosas más simples como no respetarles necesariamente el lugar a los “europeos”, y poner a jugar a los que se encuentran en mejor momento, sin importar si juegan en México o fuera.

Caso concreto puede ser el de Orbelín Pineda, que no se entiende qué más tiene que hacer para ganarse un lugar en el once inicial del Tri, en lugar de un Héctor Herrera, que se encuentra a años luz de aquel que nos maravilló en Londres 2012 y Brasil 2014.

Ese es sólo un ejemplo de muchos que podríamos dar, y en gustos se rompen géneros, pero conclusiones como esa, realmente ayudarían a elevar la competencia del grupo.

Esperemos que los buenos resultados sigan dándose, y que también se puedan combinar con un mejor futbol que dé más garantías de cara a los torneos internacionales, pues ahí el nivel de los rivales será muy superior, y se necesitará mucho más de lo mostrado hasta ahora.

Alejandro Maciel

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores