Guadalajara, Jalisco

Martes, 25 de Julio de 2017

Actualizado: Hoy 17:43 hrs

23°

Síguenos:

Cuauhtémoc Cisneros Madrid
MAR 20 2017
De poder a poder

Por Cuauhtémoc Cisneros Madrid ccmadrid@att.net.mx

En busca del liderazgo juarista

Aunque hoy en día la ideología parece haber “pasado de moda”, la trascendencia de Benito Pablo Juárez García no puede ser soslayada, y aunque luego de su muerte muchos políticos se han dicho —y dicen— sus seguidores, la verdad de las cosas es que a muy pocos se les puede reconocer el patriotismo del Benemérito de las Américas, al cual hoy recordamos con motivo del aniversario 211 de su natalicio que habrá de cumplirse el día de mañana.

La consolidación de México como República se la debemos a Juárez y a toda una pléyade de hombres y mujeres que con sangre, sudor y lágrimas, pero sobre todo con la congruencia de sus hechos cotidianos en función del establecimiento del Estado mexicano, lograron mantener en pie a una nación acosada por muchos y muy diferentes enemigos, todos ellos dispuestos a realizar cualquier tipo de acción con tal de adueñarse de nuestra enorme riqueza cultural, así como de la patrimonial aportada por la madre naturaleza a un país de ricos, en donde desafortunadamente la gran mayoría continúa viviendo en la pobreza.

Los ideales del indígena zapoteca que llegó a ocupar la Presidencia de la República (no obstante que  hasta muy avanzada edad aprendió el español y tuvo la oportunidad de cultivarse en las aulas), continúan intactos: contar con una nación unida, en la cual la productividad de cada cual haga posible la contribución necesaria para que en ninguna familia falte lo más elemental: alimento para el cuerpo, el alma y el espíritu, partes esenciales en el ser humano.

Así, aunque las grandes organizaciones nacionales e internacionales (como la ONU y similares), se avocan a medir —o por lo menos tratar de medir— la pobreza o en su caso de felicidad de los mexicanos, sus tablas de medición son sólo aproximaciones, cuyos estándares se basan únicamente en función del tener o carecer de bienes materiales, y dejan fuera las otras dos partes de la esencia humana ya mencionados.

Ante esta situación, resulta de vital importancia que los mexicanos de hoy conozcamos a ciencia cierta lo que hicieron nuestros antepasados para lograr que ese espíritu férreo del que hemos sido dotados, florezca a  diario, para salir a dar lo mejor de cada cual y en comunión fecunda podamos volver a vernos como fraternos, y no como competidores políticos.

Apunte: En términos generales se puede afirmar que el ser humano tiene como objetivos a conseguir –consiente o inconscientemente- la felicidad y la trascendencia, durante y luego de su permanencia en la vida, de ahí la grandeza de Juárez, quien ha trascendido hasta ser un personaje de la historia universal.

Dejemos pues que los políticos hagan su trabajo en la trinchera del Estado, pero nosotros hagamos lo que nos corresponde en nuestra propia estancia de paz.

 

Cuauhtémoc Cisneros Madrid

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores