Guadalajara, Jalisco

Martes, 27 de Junio de 2017

Actualizado: Hoy 12:16 hrs

22°

Síguenos:

Diego Petersen
MAR 20 2017
En tres patadas

Por Diego Petersen diego.petersen@informador.com.mx

Agua, chovinismo y MC

Es de celebrar que los alcaldes de la Zona Metropolitana se preocupan y tomen postura sobre temas de agua y urjan a que se concluyan las obras de El Purgatorio y se resuelva el tema de El Zapotillo. Pero (siempre hay un pero) igualmente me parece que todo apunta más a estar del lado políticamente correcto, a quedar bien con el electorado, y no una solución de fondo de los problemas de agua. Alfaro le está midiendo el agua a los camotes; lo que busca es presionar al Gobierno de Aristóteles para que tome decisiones y el asunto no reviente en plena campaña de 2018 y mucho menos que le toque tomar decisiones en caso de llegar a la gubernatura. Por lo revuelto que está el problema de El Zapotillo y lo mal que se ha manejado, no hay ya manera de salir de él con bandera desplegada. Pero más allá del tiempo y la estrategia, los naranjas regresan al discurso chovinista que nada ayuda para entender el problema del agua, mucho menos para resolverlo.

¿De quién es el agua? O si se prefiere, ¿el agua que pasa por mi casa, mi municipio o mi Estado es mía? ¿quién tiene derecho al agua y quién decide sobre el agua? Las preguntas son pertinentes tras la absurda toma de postura de los alcaldes: “Ya hemos dicho que el agua de Jalisco es para Jalisco y vamos a trabajar para que así sea”. ¿De verdad, nuestros políticos creen que el agua “es de Jalisco”, que los usuarios y los estados de las partes altas y bajas de las cuencas no tienen derechos; que el agua tiene propietario? Qué pasaría si los habitantes de Guanajuato dijeran que el agua de Guanajuato es de Guanajuato y que los de Michoacán digan que el agua que pasa por su territorio es de ellos? ¿No fue esa absurda postura chovinista de Guanajuato la que los jalisciense peleamos durante años hasta lograr el acuerdo de distribución de las aguas del Lerma?

El acuerdo de distribución de agua del río Verde que establece que el 70% de los caudales son para la Zona Metropolitana de Guadalajara y el 30% para León sigue vigente. ¿Podemos cambiarlo? ¿Tenemos algún argumento de peso, más allá del sentimiento chovinista y tronantes declaraciones para modificarlo? ¿Qué implicaciones tiene? Esos son, en todo caso, los argumentos que quisiéramos escuchar.

Entiendo las motivaciones políticas, pero en el tema del agua las pasiones y calenturas son las peores consejeras. Tenemos que construir soluciones con visión de futuro, no con visión de partido. Los alcaldes de MC están cayendo en los mismos argumentos, y los mismo errores, que sus antecesores de PAN y PRI que nos llevaron a este callejón aparentemente sin salida. Consolidar los datos, elevar el debate técnico, plantear una visión de futuro y a partir de ahí diseñar una estrategia jurídica y política a los problemas del agua es lo que ningún partido y ningún político ha hecho.

Diego Petersen

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores