Guadalajara, Jalisco

Viernes, 28 de Abril de 2017

Actualizado: Hoy 10:53 hrs

19°

Síguenos:

Jorge O. Navarro
MAR 14 2017
Palestra 20

Por Jorge O. Navarro jonasn80@gmail.com

En política, apostar por lo real, no lo imposible

En Jalisco algo resulta más que evidente: las constantes confrontaciones —así sean verbales— entre los dos grupos políticos dominantes, el de Aristóteles Sandoval (gobernador) y el de Enrique Alfaro (presidente municipal), retrasan muchos de los acuerdos y políticas públicas que son urgentes para los amplios sectores de la población.

Si hemos de ser críticos, sí se avanza. Pero los logros podrían ser mayores, sobre todo en temas relacionados con seguridad, urbanización, legislaciones diversas, movilidad y un largo etcétera.

Pero hemos de ser realistas: hay un obstáculo inamovible que ha reducido la capacidad política del alcalde de Guadalajara y líder político de su grupo, y es su proyecto para ganar la gubernatura del año 2018.

¿Qué se puede esperar entonces?

Si en el Poder Ejecutivo las opciones se cierran, hay que voltear al Legislativo, donde los actuales diputados han hecho un esfuerzo evidente por avanzar en temas que se han quedado pendientes en otras legislaturas que se caracterizaron, ya por sus escándalos internos, ya porque sólo tuvieron ocasión de corregir algunos de los yerros más grandes que les habían heredado.

Así, el actual período en el Congreso estatal, que abarca del 1 de marzo al último día de junio, podría lograr una serie de triunfos legislativos fundamentales para mejorar el ámbito estatal.

El nuevo presidente del Congreso y también coordinador de la fracción de Movimiento Ciudadano (MC), Ismael del Toro Castro, lo detalla en tres puntos:

El sistema estatal anticorrupción.

La reforma en el Poder Judicial.

Una nueva reforma política para reducir presupuesto a partidos políticos y, posiblemente, reducir el número de diputados.

¿Qué de todo esto es posible?

En palabras del mismo Del Toro, antes de que termine junio habrán concluido el entramado legal para que opere el sistema estatal anticorrupción. Incluso, espera que para entonces ya pudiera estar elegido el fiscal estatal anticorrupción. Hay que reconocer algo: que el marco legal esté concluido y también nombrado el fiscal especializado en el tema, no quiere decir que el sistema funcione automáticamente. Pero se habría avanzado, definitivamente.

En cuanto a la reforma al Poder Judicial… es indispensable ser menos ambiciosos. O dicho de otro modo, ambicionar lo posible, no lo irrealizable. ¿Cómo acabar con los vicios, las formas disimuladas, los acuerdos no escritos en favor de los privilegios excepcionales, y todo lo que ha hecho del Poder Judicial lo que es actualmente, gracias a décadas de las mismas prácticas (y aún peores)?

La verdad es que no hay respuesta para una pregunta así.

¿Qué puede hacer el Congreso? El nuevo presidente apuesta por darles más autonomía por la vía del presupuesto… y más responsabilidades, más candados, más obligaciones.

Hay que coincidir con eso.

Los magistrados del Supremo Tribunal de Justicia, del Tribunal de lo Administrativo y de los otros órganos judiciales se han acostumbrado a negociar con el gobernador. A pedir y conceder. No. Ya es tiempo de que se les asigne un presupuesto constitucional, y si hay quienes aseguran que eso sería como entregar la iglesia a Lutero, hay que subrayar algo: los magistrados deben resolver sus propios problemas y no esperar que otros lo hagan. Si se equivocan, que sean responsables ante la ley que tan bien conocen para aplicar en su favor.

Visto de otra manera: ya es tiempo de que maduren, y para eso deben cortarse el cordón umbilical que convenencieramente mantiene el Poder Ejecutivo, no importa quién viva en Casa Jalisco.

Y por último (que no es menos, porque apenas se trata de cuatro meses), está el objetivo de reducir el presupuesto a partidos políticos. ¿En serio? El mismo gobernador lanzó la iniciativa y ni siquiera los diputados del PRI lo movieron en serio.

¿Menos diputados? Después de tres legislaturas de presión social, apenas se decidieron a eliminar uno.

Hay que insistir: en un Jalisco donde dos fuerzas políticas dominantes chocan y limitan los logros, y donde los diputados apuestan por logros mayúsculos, es más razonable esperar los menores. Quizá, con suerte, se consiga algo más.

Jorge O. Navarro

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores