Guadalajara, Jalisco

Jueves, 27 de Abril de 2017

Actualizado: Hoy 09:42 hrs

13°

Síguenos:

Rubén Martín
MAR 11 2017
Antipolítica

Por Rubén Martín rubenmartinmartin@gmail.com

Política de la imposición

La imposición de decisiones o proyectos del Gobierno a la sociedad no es algo nuevo en la historia política del Estado y la ciudad, pero todo indica que la imposición se ha impuesto como política oficial de todos los gobiernos.

Basta hacer una revisión de lo ocurrido esta semana para constatarlo. En los pasados días se manifestaron al menos seis resistencias y conflictos sociales derivados de proyectos de obra de Gobierno y proyectos de inversión privada que, en todos los casos, se imponen de forma autoritaria e incluso mediante la fuerza.

Los conflictos ocurrieron con vecinos de colonias del Sur de la ciudad aledaños al parque El Dean; en la colonia Jardines de la Paz de Guadalajara, y en Jardines de la Patria en Zapopan; en el bosque el Nixticuil; en el ejido El Zapote en Tlajomulco, y en el ejido de Santa Cruz de la Soledad en Chapala.

En el primer caso, colonos de La Nogalera, Ferrocarril e Higuerillas se oponen a una obra hidráulica que, según el Gobierno de Guadalajara es “necesaria e histórica”, y en la que se decidió usar a la policía de Guadalajara (de a pie y montada) el viernes pasado para desalojar a los manifestantes que cuidaban los árboles que se empezaron a remover. En Jardines de la Paz, el Gobierno de Guadalajara y el SIAPA empezaron obras supuestamente para evitar inundaciones, pero que los vecinos creen que son para favorecer el proyecto del grupo Inmobiliario San Carlos de 13 torres de departamentos de 15 pisos cada uno (195 pisos, unos 1,260 departamentos) en lo que era el Club Chivas San Rafael.

En Jardines de la Patria, los vecinos pararon un proyecto de construcción de 11 edificios de departamentos de nueve pisos cada uno (90 pisos, cientos de departamentos). En otro punto de Zapopan, el comité Salvabosque ha denunciado que la ampliación vial tiene el propósito de beneficiar proyectos inmobiliarios que se pretenden construir dentro del bosque El Nixticuil. Por su parte, los ejidatarios de El Zapote lograron una resolución judicial favorable para la restitución (o indemnización justa) de sus tierras expropiadas para construir el aeropuerto de Guadalajara.  Otra resolución importante consiguieron ejidatarios de Santa Cruz de la Soledad en Chapala que se oponen al despojo de 164 hectáreas para levantar un proyecto turístico-inmobiliario privado, en el que hay capital público de la Dirección de Pensiones del Estado, y la operación directa del poder Ejecutivo a través de la Dirección de Asuntos Agrarios.

En todos los casos los gobiernos o las empresas particulares justifican estos proyectos, pero en ninguno de ellos logran convencer a las comunidades afectadas. En lugar de ofrecer una deliberación democrática en la que no sólo el Gobierno hable, sino que también escuche a las comunidades, se imponen los proyectos, por parte de gobiernos de distintos colores (PRI o MC). Llama la atención que los gobiernos de Movimientos Ciudadano reproducen formas de hacer política impositivas y autoritarias que ya conocíamos en gobiernos del PRI y del PAN, pero que ellos cuestionaban; ya vemos que no es así y que la política de la imposición es la característica y que mediante el despojo y la fuerza se sacan adelante los megaproyectos o inversiones privadas en todo el Estado.

Rubén Martín

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores