Guadalajara, Jalisco

Viernes, 22 de Septiembre de 2017

Actualizado: Hoy 15:26 hrs

25°

Síguenos:

Jaime García Elías
MAR 9 2017
A propósito

Por Jaime García Elías opinion@informador.com.mx

* Barça épico

Los cronistas podrán decir que al París Saint-Germain le faltó grandeza. Algunos buscarán atenuantes. Otros darán al triunfo del Barcelona el rango de proeza, de hazaña y aun de portento, aunque esta vez no se le pueda adjudicar directamente a Messi, el genio que ordinariamente sale de la lámpara maravillosa a desfacer entuertos sobre pedido, cuando su equipo tiene necesidad de una sucesión de gestos imposibles, capaces de retorcer el cuello, a voluntad de los demandantes, al cisne de la lógica.

Los historiadores, a su vez, darán al episodio de ayer en el Nou Camp, sin faltar a la verdad, el calificativo de épico: grandioso, tremendo, extraordinario…

*

El Barcelona descendió a los infiernos al perder en París, por 4-0, el partido de ida por el pase a Cuartos de Final de la Champions League. Ningún equipo se había levantado, jamás, en esa competencia, de un marcador tan aplastante… Se apuntaba, evocando algunas de las gestas de las que fue protagonista a partir del consenso que lo calificaba como el mejor equipo del mundo, que si alguien era capaz de despojarse de las mortajas y salir de la sepultura en que ese marcador lo había colocado sin misericordia, sin el menor respeto a sus diplomas, sin la menor consideración a sus figuras, era, precisamente, el Barcelona.

Cuando Cavani, en el minuto 63, redujo a 3-1 la ventaja que el Barcelona había tomado en el marcador, las exigencias se acrecentaron para los catalanes… Ya no bastaba con la odisea. Hacía falta el milagro. Si anotar cuatro goles en 90 minutos se sabía difícil, responder a la obligación de anotar tres en media hora —con el adversario fortalecido anímicamente por ese gol, y aplicado, además, a la tarea de dedicar a todas sus unidades a defender la ventaja en el marcador global, en una lucha contra reloj— acrecentaba de manera significativa las dificultades de la empresa.
*
Habrá, por supuesto, quienes, en el ánimo de demeritar la hazaña, resuelvan poner en tela de duda la legitimidad de los dos penaltis que dieron respiración artificial al Barcelona. Los habrá que señalen que, en ese plan, muy bien pudieron haberse marcado dos penaltis en la otra área…

En efecto: la historia pudo haber sido diferente... Pero quienes la escriben están condenados a consignar que el Barcelona, ayer, hizo lo imposible: pasar del infierno a la gloria.

Jaime García Elías

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.