Guadalajara, Jalisco

Domingo, 28 de Mayo de 2017

Actualizado: Hoy 06:42 hrs

19°

Síguenos:

Diego Petersen
MAR 1 2017
En tres patadas

Por Diego Petersen diego.petersen@informador.com.mx

Política de arrabal

Desde la cuenta de twitter del fiscal del Estado, Eduardo Almaguer, se publicó un comentario en el que se hace alusión al affaire del alcalde Enrique Alfaro: “¿Esta campaña también está financiada por el gánster Sergio Smith?... ¿Esta es su manera de ocultar la corrupción de su patrón Alfaro y sus primas rusas?” Minutos después el fiscal dijo, desde la misma cuenta, que había sido hackeado y que él jamás se había mofado del alcalde ni había hecho alusión al tema de la fotografía: “Les informo que los mensajes que se publicaron en mi cuenta de twitter se debió a un hackeo, ya estoy revisando esta situación”.

¿Qué es más preocupante; que el fiscal se suba a un pleito idiota y haga mofa de un alcalde o que ni el fiscal del Estado tenga segura su cuenta de twitter? Las dos cosas ponen los pelos de punta. Sabemos de las intenciones electorales de Almaguer (ya hemos comentado que un fiscal con ansias de candidato es lo peor que nos puede pasar) y que parte de sus virtudes políticas dentro del priismo es ese descaro con el que enfrenta a sus adversarios. Así es Eduardo Almaguer, por eso para muchos es creíble que haya sido él quien puso los mensajes en twitter. Si, por el contrario, alguien, quizá el mismo que filtró las fotos (y todo hace pensar que viene del Gobierno del Estado) hackeó la cuenta del fiscal del Estado, el asunto es doblemente grave, pues habla de una terrible descomposición del gobierno y de la vulnerabilidad de todos los candidatos frente al espionaje del Estado.

Pero lo peor de todo es la reacción del alcalde de Guadalajara que, como toro bravo, embistió antes de pensar lo que le esperaba detrás del capote. El tuit, lo haya escrito quien lo haya escrito, era claramente una provocación para cilindrarlo y éste, mecha corta como es, arremetió de inmediato, para beneplácito de los provocadores. En un momento en que lo que se discute es la autorización de volantas de seguridad para retirar armas de la vía pública, cuando está en plena formación la Agencia de Seguridad Metropolitana (que involucra a todos los alcaldes y la Gobierno del Estado) y los homicidios crecen como nunca, no parece ser el mejor momento para un pleito tan bajo entre el acalde de Guadalajara y el fiscal del Estado.

A los políticos de arrabal les gusta que la política sea arrabalera, que se discutan tonterías, porque en ello los menos lúcidos (para no decirles de una forma más peyorativa) llevan ventaja. ¿Alguien entiende este juego? Qué pena con nosotros mismos.

Diego Petersen

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores