Guadalajara, Jalisco

Miércoles, 18 de Octubre de 2017

Actualizado: Sep-26 09:32 hrs

25°

Síguenos:

Juan Palomar Verea
FEB 17 2017
La ciudad y los días

Por Juan Palomar Verea jpalomar@informador.com.mx

Ocupa Guadalajara: Manual de uso

¿Cómo saber en dónde vivimos? La marcada fragmentación de nuestra vida urbana provoca que la lectura de la ciudad, y por lo tanto su pleno uso y disfrute, se vea muy limitada. Y Guadalajara requiere urgentemente ser ocupada. En las dos acepciones del verbo: el convencional que se refiere a llenar un espacio. Y el coloquial y regional que significa requerir, necesitar, desear.

Porque el alma de las ciudades reside en el deseo por vivirlas plenamente de sus habitantes. Y esa vida, para tener vigor y atractivo, ocupa la participación intensa, cotidiana y variada de sus mismos pobladores. Actualmente, muchas zonas urbanas son anémicas, hostiles, ajenas y aburridas. Y esto debe cambiar, puede tener una muy distinta dinámica para beneficio de todos.

Las nuevas generaciones, en una amplia proporción, se encuentran, para decirlo en términos esquemáticos, ajenos su propia herencia, a su patrimonio más valioso: a su ciudad. La fragmentación de los medios urbanos, el creciente repliegue a las prácticas cibernéticas y la ausencia de conexiones físicas y anímicas entre los niños y los jóvenes con su metrópoli provocan una acentuada mengua en la vitalidad urbana y una merma muy sensible en las potencialidades de esa población.

¿Potencialidades para qué? Para conocer, experimentar, gozar de todo lo que ofrece Guadalajara: para apropiársela. Para entender la realidad urbana y concebir nuevas maneras de mejorarla. Para establecer redes de intercambios, solidaridades, afectos, compromisos. Para hacer ciudad y así, beneficiándola, beneficiarse: éste es el pacto que hace a las ciudades, que les dio origen y les otorga vigencia.

¿Qué pueden entender tantos niños y jóvenes de una realidad como Guadalajara si no tienen de ella más que retazos inconexos, vagas nociones? ¿Si no son conscientes de la historia, la evolución, la problemática y las alternativas de la ciudad? ¿Si no tienen como hitos urbanos fundamentales al centro metropolitano y su vasto patrimonio, a los barrios tradicionales con todos sus invaluables entramados tangibles e intangibles que siguen siendo un modelo de vida citadina? ¿Si, secuestrados en la distancia y la precariedad de circuitos y sistemas de vida periféricos, esquemáticos y autistas, desconocen toda una riqueza vital que la ciudad guarda, y que es también su patrimonio y su responsabilidad? ¿Si son ajenos a tantas oportunidades y posibilidades?

Ante ello, dos propuestas a considerar: introducir, para todas las primarias del área metropolitana, una materia –teórica, práctica, pedagógica, y por lo tanto amena- que se puede llamar “Conoce tu ciudad”. Mediante este recurso las nuevas generaciones se harán conscientes desde edad temprana de la enorme riqueza, de los retos y las alternativas que supone vivir en Guadalajara.

Y la segunda: La inclusión, para todos los estudiantes de primer ingreso en los planteles de educación superior metropolitanos, de un curso común: Inducción a la ciudad. Dentro de esta materia se podrá reafirmar, o introducir en el estudiantado, las nociones, los conocimientos y las prácticas que suponen vivir plenamente en una ciudad y sobre todo, alentar el propósito de inyectarle vida a la comunidad urbana, aportar soluciones, vigorizar sus patrimonios tangibles e intangibles mediante su uso, su disfrute, su crítica, sus nuevos planteamientos. Todo esto, expresado mediante un instrumento didáctico atractivo, útil, dinámico y evolutivo: “Ocupa Guadalajara: Manual de uso”.

Sería una publicación (disponible además para toda la población) en versiones impresa y cibernética, una guía para conocer a Guadalajara, su contexto  natural, historia y patrimonios; un manual para recorrerla y frecuentarla de modo práctico y sustentable (marcha, bicicleta, transporte multimodal); una referencia para acercarse a los entornos naturales y edificados de la región (Barranca de Oblatos, Bosque de la Primavera, valles contiguos, poblados rurales…); una metodología para conocer barrios, mercados, tianguis, sitios arqueológicos y un muy largo etcétera. Sería una publicación directamente ligada al funcionamiento y contenidos del ya propuesto Pabellón Guadalajara Metropolitana. Y sería, por supuesto, una bitácora interactiva para tomar apuntes, realizar planteamientos, aportar ideas y soluciones.

Nuestra ciudad dependerá, enteramente, de lo que las nuevas generaciones hagan por ella. Es preciso, y urgente, acercarlas al cariño y al compromiso con Guadalajara. El maestro José María Buendía lo dijo con toda contundencia: “Bien se quiere lo que bien se conoce”.

Juan Palomar Verea

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.