Guadalajara, Jalisco

Lunes, 27 de Marzo de 2017

Actualizado: Mar-26 20:51 hrs

22°

Síguenos:

Juan Palomar Verea
FEB 15 2017
La ciudad y los días

Por Juan Palomar Verea jpalomar@informador.com.mx

Un regalo para Guadalajara: la idea de su futuro

Saber a qué se aspira, y cómo lograrlo, es la mejor certeza que puede dar sentido a una celebración que no solamente conmemora el pasado, sino que sobre todo busca encarar con eficacia y justicia al futuro.

Mientras se escriben estas líneas Guadalajara festeja el aniversario de su fundación. Un fatigado y valiente grupo de expedicionarios, en este día hace 475 años, determinó al fin que sobre un preciso sitio del valle de Atemajac residiera en definitiva la ciudad que tanto ansiaban. De esos iniciales propósitos, enarbolados por un puñado de futuros pobladores, nació y creció esta urbe que al día de hoy rebasa los cuatro millones y cuarto de habitantes.

A partir de dichos propósitos originarios se desplegó, durante siglos y mediante infinitos cuidados, la instrucción genética que formó y desarrolló la capital del Reino de la Nueva Galicia y después de Jalisco. Hasta que, con la evolución natural de la ciudad y las nuevas condiciones generales, demográficas, sociales y económicas, un nuevo escenario, y distintos retos, aparecieron a partir de la mitad de la centuria pasada.

Fue entonces cuando surgió, incipiente, la planeación formal de la ciudad. Muchos han sido los esfuerzos y los ordenamientos que a lo largo de las últimas décadas han tratado de dar forma y orden a la actual zona metropolitana, a Guadalajara. Actualmente se cuenta con diversas instituciones e instancias oficiales que con distintas leyes y variadas reglamentaciones buscan encausar adecuadamente la vida urbana.

Y sin embargo, pese a todos esos esfuerzos, no existe en el ánimo compartido de los habitantes de la ciudad, ni les ha sido adecuadamente transmitida, una idea clara, una imagen coherente y comprensible cómo es su medio urbano actual y de cuál es la ciudad futura que se propone, y cómo y por qué medios podrán aspirar a esa ciudad que desean y requieren. Afortunadamente, parece ya existir un consenso entre las instancias de planeación sobre ciertos principios básicos, aún no materializados en una representación asequible a todos, de la urbe que se busca: una Guadalajara metropolitana ordenada, sustentable, compacta, conectada, cercana y unitaria. De estos principios se derivarán estrategias, políticas y acciones específicas que conciernen directamente a cada ciudadano. ¿Cómo informarlo, involucrarlo, sumarlo al esfuerzo común?

Y esta es la propuesta concreta, el regalo que Guadalajara podría darse a sí misma: el Pabellón Guadalajara Metropolitana. Un recinto adecuado y accesible a todos los ciudadanos (instalado en un espacio oficial ya existente) en donde pudiera conocerse cabal y sintéticamente cómo es, específicamente, la urbe actual y la que se busca consolidar. Los recursos para ello serían múltiples: una gran maqueta flexible y progresiva –como las que se utilizan en las urbes más adelantadas del mundo- en donde estuvieran plasmadas la situación actual y la proyección deseable y posible de la ciudad y su área metropolitana. Junto con ello, una serie de representaciones complementarias gráficas, bibliográficas y cibernéticas, fácilmente comprensibles, de los diversos aspectos de la planeación: usos y destinos, áreas de redesarrollo y renovación, movilidad, reforestación masiva, áreas verdes y protegidas, estrategias de seguridad y protección civil, aprovisionamiento y reuso del agua y de los desechos sólidos, etcétera. (Una unidad móvil, adecuadamente equipada con los elementos técnicos del caso, podrá difundir y convocar a la ciudadanía al conocimiento que se busca establecer entre la población sobre su ciudad).

Bien trabajado y actualizado, el Pabellón Guadalajara Metropolitana sería de enorme utilidad como herramienta ciudadana de conocimiento y concientización de su medio urbano y del inseparable entorno natural circundante. Sería ahí posible distinguir desde el estado actual y propuesto de un particular vecindario o barrio hasta las líneas más generales de la preservación ecológica regional. En una frase: entender la Guadalajara que necesitamos y deseamos rumbo al medio milenio de su existencia, en 2042. Y aún más allá. Pero necesitamos el instrumento, el catalizador, tangible y comprensible que nos lo clarifique a todos, que nos ayude a albergar esa concepción compartida: el Pabellón Guadalajara Metropolitana.

jpalomar@informador.com.mx

Juan Palomar Verea

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores