Guadalajara, Jalisco

Sábado, 19 de Agosto de 2017

Actualizado: Hoy 17:06 hrs

27°

Síguenos:

Jorge Zepeda Patterrson
FEB 13 2017
Columnas

Por Jorge Zepeda Patterrson jorge.zepeda@informador.com.mx

La Casa Blanca chamaquea a Videgaray

Alguien está chamaqueando a Luis Videgaray en el peor de los lugares posibles: la Casa Blanca. En semanas consecutivas dos escándalos periodísticos surgidos en Washington han hecho víctima al poderoso canciller, responsable de conducir las delicadas relaciones de México con el gobierno de Donald Trump.

Primero fue la revelación dada a conocer en México por la corresponsal de Carmen Aristegui en Washington, Dolia Estévez, de que Trump había amenazado con enviar tropas a nuestro país para combatir a los narcotraficantes, durante una llamada telefónica a Peña Nieto. La agencia norteamericana de noticias AP amplió la filtración, señalando que había tenido acceso a un extracto de la conversación entre los dos mandatarios. Trump habría dicho a Peña Nieto que estaba dispuesto a enviar a tropas para detener a los “bad hombres allá abajo” si los militares mexicanos no hacían más para controlarlos.

La noticia levantó una polvareda entre los mexicanos, que no olvidan las incursiones militares estadounidenses en propio territorio y observan el denuedo que ha puesto Trump en cumplir las amenazas en contra nuestra. El asunto no era menor: poco menos que una declaración de intención de guerra. Relaciones Exteriores y Los Pinos desmintieron la filtración y aseguraron que nunca hubo tales palabras, aunque revelaron que no existe grabación alguna de la conversación, al menos del lado mexicano. Poco después CNN y otros medios citaron fuentes de la Casa Blanca en las que también se rechazaba la versión de una amenaza militar por parte de Trump.

Por donde se le mire el tema es delicado. Si existió o no la intimidación, nunca lo sabremos. Pudo tener lugar tal como Estévez y la AP afirman y ahora las partes prefieren negarlo por ser un asunto embarazoso; o pudo ser una invención filtrada desde el principio. A ciencia cierta solo lo saben Peña Nieto, Trump y los que estuvieron al lado del estadounidense.

Lo que sí sabemos es que la noticia o seudo noticia de la amenaza salió de una fuente tan cercana a la oficina oval, que la principal agencia de noticias en Washington la dio por buena. Y esa filtración, sea cierta o no, no es casual.

La segunda provocación francamente buscó descomponerle el día y algo más a Luis Videgaray.  El jueves pasado la cadena CBS, citando supuestas fuentes oficiales mexicanas en Washington, aseguró que el 25 de enero, durante una visita a la Casa Blanca, y al encontrarse con Jared Kushner, yerno y asesor de Trump, Videgaray había revisado un discurso que daría el presidente estadounidense y pidió algunos cambios en referencia a México. “Quedó horrorizado” y argumentó que no era bueno para la relación entre los dos países.

“Kushner y Videgaray cambiaron lo que pudieron, dando una luz más positiva sobre el futuro de la relación. Luego los dos se dirigieron a la oficina oval para que Kushner pudiera informar a Trump sobre los cambios. Trump, airadamente, levantó las manos, preguntándose por qué debería leer la nueva versión. Con Videgaray de pie, Trump fue finalmente convencido de hacer los cambios”, reportó la CBS.

Al día siguiente de circular esta versión, Luis Videgaray soltó su ahora famoso tuit: “Nunca pensé que llegaría el día en que yo usaría esta frase, pero hoy aplica: FAKE NEWS”.

Fake o no fake, llaman la atención dos cosas. Primero, el elaborado detalle de la filtración. Que Trump levantó las manos, que se resistió a la argumentación, que Videgaray estaba de pie. Para que la CBS se comprara esa versión tuvo que haber salido de alguien muy cercano a los que estuvieron presentes (insisto, sea inventada o no). Y esos solo pueden ser colaboradores del canciller o personal de alto nivel de la Casa Blanca.

Y segundo, cierta o no, el hecho es que Trump no ha suavizado su discurso sobre México, con lo cual si la filtración procede del entorno de Videgaray, le hicieron un flaco favor a su jefe en su intención de hacerlo ver como una influencia decisiva en el entorno del nuevo presidente.

Y de la misma forma, cierta o no, si la filtración procede en realidad de la Casa Blanca, como sucedió con la presunta amenaza presidencial de enviar tropas, estaríamos frente una evidencia más de que alguien en Washington está chamaqueando a nuestro canciller. Cuando llegó a Relaciones Exteriores Videgaray dijo que no sabía del tema pero venía a aprender. Supongo que alguien cercano a la oficina oval lo escuchó y decidió aprovechar la novatez.

Jorge Zepeda Patterrson

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores