Guadalajara, Jalisco

Domingo, 28 de Mayo de 2017

Actualizado: Hoy 06:42 hrs

17°

Síguenos:

Jaime Gallardo
FEB 12 2017
Marca personal

Por Jaime Gallardo marcapersonal.informador@gmail.com

Irremediable

Las cosas en el entorno de la Selección mexicana no cambian; desafortunadamente, los valores siguen siendo los mismos; teniendo como única prioridad la recaudación, el aspecto deportivo va de mal en peor.

Por alguna razón, los directivos de la FMF no entienden, ni pretenden hacerlo, que no están peleados los ingresos económicos con el desarrollo deportivo. El partido del miércoles en Las Vegas es un ejemplo, otro más, de lo anterior. Un rival de segunda, por decir lo menos. Se sabía que el equipo de Islandia se presentaría con un equipo alterno, por lo que no fue sorpresa que el plantel que enfrentó al Tri no fuera ni remotamente el que disputó la Eurocopa. Ni siquiera el técnico era el mismo y en un alto porcentaje, los elementos que vieron acción en el Sam Boyd Stadium, eran debutantes con su Selección.

En el rectángulo verde las limitaciones del conjunto europeo fueron evidentes. El partido se desarrolló la mayor parte del tiempo en el medio campo de los islandeses, a la ofensiva produjeron poco y Alfredo Talavera cobró sin trabajar.

Como rival, le ofreció escasa resistencia al equipo de Osorio que prácticamente tuvo un entrenamiento en el estadio de Las Vegas, con especialización para los delanteros que se dieron gusto atacando y fallando.

Al término del encuentro el técnico de Islandia Heimir Hallgrimsson se dijo satisfecho del resultado y del desempeño de su escuadra porque sólo perdió uno a cero en un partido, del que sabía perfectamente, que su equipo llegaba como víctima en un escenario montado para el lucimiento del Tri.

Por su parte, Juan Carlos Osorio afirmó que se habían logrado los objetivos que se había trazado para este partido, aunque sí mencionó la falta de contundencia como una asignatura pendiente, reconociendo que con la abrumadora superioridad que ejerció sobre Islandia debieron de haberlo ganado por lo menos por cuatro goles de diferencia.

Las palabras del técnico colombiano se pueden analizar desde varios ángulos, pero en un partido que como espectáculo fue malo, decirse satisfecho, se puede decir que pone la vara muy baja.

Si el único objetivo es observar jugadores y experimentar aspectos tácticos para enfrentar a rivales de estilos distintos a los del sparring, entonces el oponente importa poco quien sea. Es decir el entrenador nacional acepta lo que pongan y ni siquiera propone alternativas de rival a los cuales enfrentar.

Del entorno nada cambia, básicamente se dice lo mismo de siempre, antes y después de cada partido “molero”, en el estreno de la plaza de Las Vegas, el estadio con capacidad para  36 mil espectadores, aunque faltó poco no se llenó, como ocurrió en el último partido del año pasado en el Toyota Park de Chicago, que tampoco se llenó.

Quizá se pudiera tomar como un aviso de que la fórmula se le está desgastando a la empresa SUM y que a los paisanos ya tan fácilmente no se les da “gato por liebre” pero, por ahora, la caja registradora sigue sonando, por lo que todo lo demás es plática.

Jaime Gallardo

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores