Guadalajara, Jalisco

Miércoles, 16 de Agosto de 2017

Actualizado: Hoy 12:36 hrs

24°

Síguenos:

Jaime García Elías
FEB 9 2017
A propósito

Por Jaime García Elías opinion@informador.com.mx

* “De panzazo”

Islandia fue un flan. Ni sombra del “Equipo Cenicienta” de la Eurocopa del año pasado… Lógico, por lo demás, si se considera que del elenco que participó en aquel certamen sólo había un sobreviviente —suplente entonces, además— en la alineación que enfrentó anoche a la Selección mexicana en Las Vegas.

Además, cuando los “vikingos” sorprendieron gratamente al mundo al hacer cera y pabilo con los pronósticos, vencer a Inglaterra y llegar a los Cuartos de Final de aquel certamen, llevaban, precisamente, la motivación y la consigna de escribir la página más brillante de su historial futbolístico… Anoche, en cambio, se trataba, sin más, de recoger los frutos de aquel episodio: cosechar los dólares que aportarían algunos promotores ingenuos, a cambio de que pasearan los uniformes de una escuadra que tuvo sus 10 minutos de gloria, y ahora vive de sus réditos.

*

Sin enemigo al frente, pues, la Selección mexicana no tuvo, en rigor, un partido de entrenamiento. El grado de dificultad que Islandia significó, fue nulo. El compromiso, desde las primeras escaramuzas, parecía diseñado con el propósito deliberado de que el “Tri” se diera vuelo; para lucir y para redondear la velada con un marcador amplio; escandaloso, incluso.

La superioridad del cuadro mexicano, desde la etapa inicial, fue tan notoria, que el partido —o como se le pueda denominar— fue de un solo lado, no obstante que se jugó, virtualmente, con nueve jugadores, considerando que Talavera, en el marco, fue un espectador más, y que Giovani dos Santos —inactivo, por el receso en la MLS, desde hace tres meses—, por más que aportó el tiro libre que Pulido desvió con la cabeza para el gol con que se escribió la historia de un partido que no pasará a la historia, parecía más un agente vial en medio del tráfico vehicular, que el “táctico” que supuestamente debía ser en el cuadro mexicano.

*

Ya se verá, en caso de que algunos participantes en el encuentro de anoche tengan participación en ulteriores compromisos del “Tri”, si dejó alguna utilidad, más allá de los dólares que se recaudaron, ese partido en que la Selección pareció más una ensalada césar o una colcha de parches que un equipo de futbol.

En cuanto a la calificación del experimento, difícilmente merecerá, tanto en lo individual como en lo colectivo, más del seis con que se pasa “de panzazo”.

Jaime García Elías

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores