Guadalajara, Jalisco

Miércoles, 16 de Agosto de 2017

Actualizado: Hoy 12:36 hrs

24°

Síguenos:

Carlos Loret de Mola
FEB 7 2017
Historias de reportero

Por Carlos Loret de Mola carlosloret@yahoo.com.mx

Trump y “El Chapo”

Las dos primeras versiones-filtraciones periodísticas sobre la llamada entre Donald J. Trump y Enrique Peña Nieto coinciden en que en algún momento de la conversación el mandatario estadounidense habló de mandar sus tropas a México para combatir a los criminales.

¿Tropas? ¿En serio? ¿Alguien en el siglo XXI piensa aún que al narcotráfico se le combate con más y más y más soldados? ¿Ese alguien es el presidente de Estados Unidos? Si quiere ayudar a acabar con los bad hombres o los tough guys, que no mande tropas, que mande drones.

A lo mejor no le han dado ese reporte de inteligencia, pero en las dos capturas del que era el hombre más buscado del mundo, Joaquín “El Chapo” Guzmán, las autoridades estadounidenses jugaron un papel central y no fue enviando tropas a Sinaloa sino aportando tecnología de última generación que permitió ubicar al capo.

Con la tecnología, el poder corruptor de los líderes del crimen organizado topa con pared. Lo que se sabe por distintas fuentes apunta en esa dirección:
Al “Chapo” lo agarraron en 2015 gracias a un interceptor de señales telefónicas operado por el Gobierno de Estados Unidos. Así lo ubicaron primero en una casa céntrica en Culiacán y después de que se escapó por el drenaje, lo volvieron a detectar en un departamento frente al mar en Mazatlán. Las dos veces, Estados Unidos ofreció esta información clave a la Marina mexicana, que reaccionó rápido y dio el golpe en tierra.

¿Tropas? No. Un dron con capacidad de interceptar comunicaciones.

Después de que se fugó “El Chapo”, con técnicas de “forense digital” en el Cisen lograron extraer toda la información del GPS de la avioneta que lo llevó a la sierra y saber en qué pistas clandestinas había aterrizado, con qué frecuencia y en qué lugares se movía. También fueron “encuerados” los celulares del primer círculo del capo para trazar una red de vínculos con geolocalización hasta que lo ubicaron en Los Mochis.

¿Tropas? No. Forense digital en computadoras especializadas en vulnerar aparatos encriptados y de nuevo un dron que hizo lo suyo.

A Nazario Moreno, fundador de La Familia Michoacana y Los Caballeros Templarios, lo rodearon cuando regresaba de visitar a su novia.

¿Tropas? Tampoco. Intercepción de comunicaciones.

A su compadre “La Tuta”, lo pescaron el día de su cumpleaños cuando fue a partir pastel con su pareja porque tenían “pinchado” a su primer círculo.

¿Tropas? No. Un camión —la versión terrestre del dron— al que en los cuerpos de inteligencia del Gobierno federal llaman “la perra”, capaz de registrar todas las comunicaciones de determinada área.

Nada de tropas. Tecnología operada por especialistas mexicanos y estadounidenses.

SACIAMORBOS

Un dron no tripulado, que no se ve ni se oye se encargó de lo más central del espionaje. Después de los primeros éxitos, el Gobierno de Estados Unidos heredó esa tecnología al de México: ellos ya tenían otro dron, aún más poderoso. Y ese lo presta a México para operaciones de seguimiento contra objetivos de alto impacto. ¿Tropas? Eso es conversación de hace medio siglo. ¡Drones!, si quiere ayudar.

Carlos Loret de Mola

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores