Guadalajara, Jalisco

Martes, 25 de Julio de 2017

Actualizado: Hoy 17:43 hrs

23°

Síguenos:

Jaime García Elías
FEB 7 2017
A propósito

Por Jaime García Elías opinion@informador.com.mx

* “Dueño de nada”

Islandia —el rival de México en el encuentro amistoso programado para mañana miércoles en Las Vegas— no aparecía en el mapa-mundi del futbol hasta su irrupción en la Eurocopa del año pasado en Francia. Se ganó la inclusión de manera estruendosa, al eliminar a Inglaterra (la cuna del futbol, nada menos) en la fase de cuartos de final, y al difundirse una serie de anécdotas y chistes relacionados con su modesto historial —por no decir que punto menos que inexistente— en materia futbolera…

Entre las primeras, que la población del país es de unos 350 mil habitantes, 23 mil de los cuales juegan al futbol en equipos organizados y 123 lo hacen de manera profesional. De los 23 convocados para la Eurocopa en que —como ya se apuntó— dieron la campanada, ninguno juega en la liga más o menos profesional de su país. Entre las simples gracejadas, que el país tiene más ovejas que habitantes y más volcanes (126, para ser exactos) que futbolistas.

*

De cara al partido en puerta, frente al “Tri”, hay versiones de que el elenco convocado para este compromiso no incluye a ninguno de los protagonistas de su rol de “Equipo Cenicienta” en la Eurocopa de referencia.

Puesto que no se trata de una “fecha FIFA” ni fueron convocados para este encuentro la generalidad de los jugadores cuya presencia ha sido frecuente en las alineaciones con que se han cubierto tanto los partidos de la eliminatoria como de los torneos oficiales y los cotejos amistosos de la “era” de Osorio —en la cual, recuérdese, el “Tri” sólo ha sufrido una derrota… ¡pero qué derrota!—, se antoja pensar que, mientras no se demuestre lo contrario, el compromiso para la Selección implica más riesgos que posibles beneficios.

*

Si el partido no se gana —con amplitud y claridad, de preferencia—o si no se demuestra, al menos, una nítida superioridad técnica y táctica sobre los “vikingos”, es previsible que la crítica se ensañe con Juan Carlos Osorio… y, de paso, con los jugadores  a los que incluya en la alineación.

Si, de conformidad con los buenos deseos, el resultado es positivo y el desempeño más o menos convincente, habrá, de todas maneras, quienes encuentren la manera de acomodar a la historia la letra de una tonadilla que estuvo en boga hace algunos años: “Dueño de ti, dueño de qué, dueño de nada…”.

Jaime García Elías

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores