Guadalajara, Jalisco

Domingo, 28 de Mayo de 2017

Actualizado: Hoy 06:42 hrs

17°

Síguenos:

Jaime García Elías
ENE 17 2017
A propósito

Por Jaime García Elías opinion@informador.com.mx

El reto

Los 40 partidos consecutivos sin derrota del Real Madrid —nuevo récord en la Liga Española, al superar por uno la marca precedente de aquel Barcelona de Pep Guardiola cuyo recuerdo aún está fresco en la memoria y que se ganó a pulso el mote de “campeón de todo”— enriquecen lo mismo el historial que la leyenda del equipo merengue.

La derrota ante el mismo Sevilla que a media semana, en cotejo correspondiente a la Copa del Rey, lo puso en la lona para levantarse de la misma en tiempo de compensación e hilvanar precisamente el cuadragésimo eslabón de la cadena, concede a los andaluces el rol de coprotagonistas de esa historia, y resucita el interés por la Liga.

*

Se dirá que es paradójico, pero lo mejor que pudo sucederle al certamen de referencia fue precisamente que el Sevilla acertara a ponerle el cascabel al gato. Si el Madrid hubiera acrecentado la cifra de resultados positivos, amén de que la Liga estaría prácticamente resuelta, los juglares encargados de documentar sus hazañas y de cantar sus glorias, seguirían enfrascados en una competencia de hipérboles que comenzaba a ser fastidiosa.

¿Qué caso tenía que los cronistas que le siguen los pasos al célebre equipo madrileño empuñaran la lupa y aguzaran el ojo, buscando afanosamente imperfecciones en su desempeño —piedritas en la sopa, pues—, si, al final de cuentas, los resultados se encargaban de pulverizar las críticas y de dejar en evidencia a sus imaginativos autores…?

*

Buena parte del protagonismo en este nuevo brillante capítulo en el deslumbrante historial de los merengues, corresponde a Zinedine Zidane. Figura prominente en la generación de los “galácticos” —llamados así porque se decía que con las luminarias incorporadas en su plantel mediante espectaculares golpes de chequera había que buscarle adversarios en otra galaxia—, el francés fue llamado como emergente tras los sucesivos ceses de Carlo Ancelotti y Rafael Benítez, por su incapacidad de hacer efectiva la exigencia irrenunciable del madridismo: ganar títulos… aunque el rival directo en la Liga fuera el Barcelona que con sobrada razón fue calificado como el mejor equipo del mundo.

Con más títulos que tropiezos (lleva cuatro en total) desde que se hizo cargo del Madrid, el reto de Zidane, ahora, consistirá en demostrar que así como un equipo chico difícilmente se recupera de un triunfo, un equipo grande sabrá recuperarse fácilmente de una derrota.

Jaime García Elías

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores