Guadalajara, Jalisco

Miércoles, 18 de Octubre de 2017

Actualizado: Sep-26 09:32 hrs

25°

Síguenos:

Guadalupe Morfín
FEB 27 2015
Luciérnaga ciudadana

Por Guadalupe Morfín guadalupemorfinotero@gmail.com / @guadalupemorfin

Mexicanizarse

Con mi gratitud a Pedro Kumamoto y a sus jóvenes aliados, logren o no hoy las miles de firmas exigidas para su candidatura independiente.

Para mí ya ganaron, por su ejercicio ciudadano en el Distrito 10 local en Jalisco.

Podemos mexicanizarnos de diversas maneras; positivas y negativas. Positivas, como los triunfadores de los óscares, gracias a un cuidadoso trabajo previo, como la película Birdman, centrada en los demonios del ego y de la fama, pantalla a la que se rinde culto y que esclaviza; una película que cuestiona las producciones, pero alejado de los íntimos dramas humanos.

Nos mexicanizamos positivamente con las palabras de Alejandro González Iñárritu al recibir el Óscar del bromista Sean Penn, quien fingió reclamar que alguien le hubiera dado su Green Card o permiso de residencia en Estados Unidos. Fue solidario, el ganador de tres óscares, con los migrantes que piden ser tratados dignamente en esa gran nación edificada por constelaciones de migrantes, y se mostró fervoroso, rezando para que en México tengamos el Gobierno que merecemos. Merecerlo, construir ciudadanía, interesarnos por las cosas públicas, es tarea de todos; y la del Gobierno y partidos es dotarnos de instituciones ejemplares (a cuidar el INE y el IFAI, caray), candidatos que vinculen la política a la ética, funcionarios que nos den orgullo, como José Mújica en Uruguay.

Podemos mexicanizarnos haciendo cada quien lo que esté en nuestras manos (y un poco más) para que México deje de ser tan terriblemente injusto, inequitativo, discriminador o insensible, sobre todo con quienes viven en pobreza extrema, y con las familias que buscan a sus desaparecidos en medio de trámites burocráticos infranqueables.

Mexicanizarse no es exportar imágenes de charrería, tequila y mariachi, por más que haya quienes ensayen buenas suertes charras, logren excelente tequila y toquen bien El niño perdido o El son de la negra. Es pensar en arquitectos como Luis Barragán, que de la sed de los caballos hace un abrevadero único; en pintores que fabrican magia con papeles de china y leves trazos, como Chucho Reyes Ferreira; en multitudes que sueltan a volar la esperanza por las calles, así estén transidas de dolor en la búsqueda de los normalistas desaparecidos y en su exigencia de un Estado constitucional de derecho.

Indignarnos porque el Papa Francisco le cuente a un amigo en carta privada que teme la mexicanización de Argentina, esta sí en términos muy negativos, pues los relatos de los obispos mexicanos son de terror, es errar el tiro. El Papa no quiere la violencia para su país; los obispos, para no faltar al octavo mandamiento (no mentirás), dijeron la mera verdad de las desgarraduras que vive su grey. Indignémonos contra quienes no hacen lo que les toca por merecer un Gobierno del que podamos sentirnos orgullosos. Y contra el gobierno que propicia que el término mexicanizarse suene al hálito de muerte en el territorio donde las armas y las complicidades campean impunemente.

Guadalupe Morfín

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores
:: Lo más leído de la semana

Sorry. No data so far.