Las escardas en el laboreo de los cultivos Domingo, 9 Septiembre 2012 por El Informador

El término escarda seguramente que le es desconocido a los agricultores de la generación de los productos herbicidas, matamalezas. Ahora en el presente temporal los cultivos maiceros, nos dan respuestas varias en nuestras zonas y regiones cultivadas con este grano. Seguimos pensando que nuestras observaciones son válidas en este sentido, al constatar esta columna viajera los resultados bajo el presente temporal. No es costumbre nuestra ser triunfalistas, cuando sabemos que lo podemos hacer mejor y de una manera con alto contenido orgánico en el concepto, si recurriéramos al trabajo de la escarda. Los  agricultores de antaño tuvieron muy presente la necesidad del trabajo físico al cultivo, por medio de la escarda. Ignorando que futuros tiempos traerían nuevos apoyos con el uso de productos químicos destinados a liminar la maleza, la dominancia del paso de rejas en el implemento para escarda, presentaron cierta resistencia que nos ha dado a saber a “los modernos” la importancia de los organismos vegetales que, creciendo espontáneos, aportan un material orgánico invaluable, cuando son incorporados al suelo; mismos microorganismos de vital importancia en la fertilidad de los suelos, son, lamentablemente eliminados con el uso del herbicida.


ANTECEDENTES

Esto de hacer escardas enterrando la maleza cuando apenas ha alcanzado los 20 centímetros de altura, sirvió de base para que los especialistas en edafología, hicieran extensivos trabajos de campo hasta llegar a establecer la técnica de los abonos verdes, o en verde; se llego a difundir la literatura correspondiente, apoyada por los fisiólogos vegetales, en la cual se sugiere el uso de leguminosas principalmente para atraer nitrógeno al suelo, además de que con ello se mejora el estado físico del mismo. Ahora bien la diversidad de especies consideradas malezas, que aparecen en diversos sembradíos, sin duda alguna que también aporta una diversidad de compuestos que benefician a la planta en cultivo.

Nuestro interés en ésta colaboración es esta página dominical, es divulgar las experiencias que nos llevan a entender mejor la ecología agrícola; así que iniciemos con...


AIREACIÓN DEL SUELO

Aireación es el proceso mediante el que se intercambian los gases consumidos o producidos bajo la superficie del suelo con los gases de la atmósfera aérea.

La mayoría de las reacciones biológicas que se realizan en n suelo consumen oxígeno y producen, como subproducto, bióxido de carbono, o CO2. Este proceso general, conocido como respiración aeróbica hace que la aireación del suelo sea un problema importante cuando consideramos el crecimiento de las plantas.

Se ha establecido una división por el efecto de la aireación del suelo en el crecimiento de las plantas superiores, se establecen dos categorías: a) efecto sobre los constituyentes del suelo, que, a su vez, influyen en el crecimiento; y b) efecto directo en las condiciones fisiológicas de las plantas.


INFLUENCIA DE LA AIREACIÓN EN EL CRECIMIENTO

En éste sentido si nuestros amigos agricultores se deciden, por dar la primera y segunda escardas, seguramente que notarán el desarrollo de la altura de la planta, en comparación con el vegetal que ha tenido la presencia del herbicida preemergente.

Por lo general se considera que la proporción y composición de los constituyentes gaseosos encontrados en el suelo influyen en el crecimiento de las plantas. A ese gas edáfico lo conocemos como humus proteico. Las diferencias del crecimiento de las plantas producidas por prácticas culturales o de manejo se atribuyen, a menudo a la aireación insuficiente. Así mismo se supone con frecuencia  que propiedades físicas tales como la densidad aparente, la distribución del tamaño de los poros  o la estabilidad de los agregados regulan la aireación y, por lo tanto, el crecimiento de las plantas.


DESARROLLO RADICULAR

Es muy común lamentablemente, que los sistemas de raíz  se asfixien por falta de una correcta porosidad o, ubicación de las partículas  del suelo   en equilibrio de tamaño físico produzcan endurecimiento de ciertas partes del suelo en torno a la raíz cuando no hay suficiente espacio que permita penetración de agua y aire. Muy comúnmente estas insuficiencias las vemos en los cultivos en maceta.

Los principales factores ambientales pues, que influyen en el desarrollo radicular son los que están relacionados con el perfil del suelo donde se encuentran las raíces.

Los métodos de labranza del medio ambiente (del suelo), y el follaje también influyen en la longitud, distribución y vigor de las partes subterráneas de la planta.

Consideremos dentro de los factores del suelo, la humedad, la aireación, la temperatura y la compactación. Estos factores influyen individualmente en forma interrelacionada y conjunta con otros factores.


HUMEDAD EXCESIVA Y TEMPERATURA DEL SUELO  
 
Dos pequeños instrumentos de campo son los grandes auxiliares tanto del agrónomo como del agricultor. Estos son: el higrómetro y el termómetro de suelos.

El agua del suelo es, sin duda , el factor más importante en el desarrollo y funciones fisiológicas de las raíces. La literatura respectiva siempre actualizada es revisada al investigar la respuesta de las raíces en los distintos tipos de suelos. Aquí tenemos que mencionar lo empírico en las vivencias cotidianas en el tratamiento a los pastos de prados y jardines citadinos; y aún podemos agregar la calidad deficiente en el llamado cultivo de “pasto en rollo”.

Los trabajos de campo han demostrado que las fluctuaciones del nivel de una misma capa freática tienen gran importancia en el crecimiento radicular. La inundación, que tiene relación directa con la aireación y sanidad, perjudica directamente las raíces; más aun si esa inundación permanece por un periodo de tiempo largo, y el liquido esta sujeto al calentamiento por las ondas solares. Así pues, consideremos que la inundación por periodos prolongados ocasiona que las capas superiores se saturen casi por completo, mientras que las raíces más profundas pueden estar en una zona del perfil relativamente seca. La difusión del oxígeno y atmosférica se atenúa casi por completo y las raíces pueden estar en condiciones de anaerobiosis.

Cuando la humedad es superficial, el desarrollo radicular lo es también; pero si la humedad emigra hacia las partes profundas del perfil, las raíces superficiales desaparecen, incrementándose el desarrollo de las raíces profundas.

La temperatura del suelo es también de los factores que intervienen, tanto en las actividades fisiológicas como en la morfología (cambios) de los órganos subterráneos.

Las temperaturas afectan considerablemente la morfología de las raíces, que se vuelven, por lo general, más delgadas y menos ramificadas al aumentar el frío, esto es porque se producen pocas sustancias de crecimiento, como la auxina o alamina. Las temperaturas crecientes promueven la floración y acortan la etapa vegetativa. Aprovechamos el espacio para recordarles a nuestros amigos productores de cítricos, no se alarmen pues si no hay renuevos en sus árboles en nuestra época más calurosa. Las raíces de muchas plantas alcanzan un crecimiento óptimo cuando la temperatura esta alrededor de los 20º que es la óptima para que la planta absorba nutrientes.

A los amigos que cultivan bajo sábanas de plástico les conviene tener presente el dato anterior.
El uso de coberteras como tiende a hacerse con algunos cultivos que utilizan como sustrato la punta de caña o paja de otros residuos, se ha puesto de moda aún en regiones costeras nuestras como Casimiro Castillo, Autlán , El Grullo y Tolimán. Tal método, favorece entre otros aspectos, el control de la temperatura y aire del suelo, ya que el enraizamiento superficial de algunos cultivos se vería amenazado por la pérdida de humedad de las capas superiores y el excesivo calor ¡aguas! Con el manejo de los plásticos para la llamada “solarización” pues, si bien es cierto que pueden eliminarse algunas malezas, es cierto también que con el plástico y altas temperaturas, aumenta el calor en el entorno radicular.


CAPACIDAD DE AIREACIÓN

Se presenta una deficiencia de oxígeno, en condiciones de un suelo compactado o excesivamente mojado por tanto, el efecto de tales condiciones puede alterarse considerablemente si se proporciona una adecuada aireación a las raíces.


CANTIDAD DE CO2 Y OXÍGENO
 
Hemos visto que a medida que aumenta el contenido de humedad en el suelo, hasta llegar a la saturación completa, se pueden establecer condiciones aun de anaerobiosis, en que llega a predominar el bióxido de carbono y se presenta muy deficiente la cantidad de oxígeno en el suelo.


MATERIA ORGANICA

La adición de materia orgánica (MO), o residuos vegetales aumenta la producción de bióxido de carbono. Una capa freática alta en el suelo retarda la difusión de gases, así como su intercambio con los atmosféricos. En tales condiciones, el CO2 aumenta rápidamente, pero no puede intercambiarse de inmediato y, por lo tanto la aireación inadecuada limita el desarrollo.


EJEMPLO CON EL MAÍZ

El efecto en el crecimiento de raíces por deficiencia de oxígeno en la atmósfera del suelo (alertamos a nuestros amigos agricultores de maíz con el dato para efectos convenientes de laboreo de escardas), depende también de la especie vegetal. Así constatamos que, en las plántulas del maíz, el crecimiento de la longitud de raíces puede disminuir de 30 a 40 mm . en comparación con una concentración de oxígeno digamos, de 7 a 8% en donde el maíz resulta muy sensible a ese bajo nivel de concentración de oxígeno.


ESTABLECIENDO EL CRITERIO

La velocidad del crecimiento de las raíces puede estar limitada, por la carencia de oxígeno, o por acumulación de CO2 en los alrededores de la raíz. Estos efectos se pueden corregir aireando el suelo con aire atmosférico. También las necesidades de oxígeno para la máxima velocidad de crecimiento aumenta con la temperatura del suelo, con el potencial de agua del suelo y con la cantidad de trabajo mecánico que debe hacerse para lograr el alargamiento y expansión de las raíces. La preocupación y el interés, por alcanzar altos rendimientos en un ciclo biológico determinado, tendrán su justificación cuando los agricultores se decidan a utilizar los implementos que fueron diseñados para cumplir una función determinada.