Guadalajara, Jalisco

Jueves, 20 de Julio de 2017

Actualizado: Hoy 13:21 hrs

22°

Síguenos:

Martín Almádez
FEB 1 2012
Itinerario

Por Martín Almádez martin.almadez@informador.com.mx

Por una ciudad digital editorial

 

La verdad es que a nadie sorprende la realidad editorial que se vive a nivel nacional, cuando se anuncia que México importa casi la mitad de los libros que consume.
 
En el mercado mexicano las condiciones para los emprendedores editoriales locales son de difícil acceso y desventajosa competitividad, dado que las reglas del juego, durante muchas décadas de dominio, son impuestas por los consorcios españoles, los cuales, en el caso de Guadalajara, guardan una tradición bastante longeva, encabezada por editores catalanes.
 
Y es que si de demanda y oferta se trata, el caso de la industria del libro se ve restringida los “productos de conocimiento”, es decir, a libros de estudio y de consulta, de investigación científica y de difusión; en otras palabras, el grueso de ese mercado se encuentra en manos del Estado, con la gratuidad de los libros de texto para impartición de la educación básica. Una decisión bien tomada en materia de política pública educativa y social; y cuestionable en el ámbito de la libertad de la economía.
 
Los registros de venta de libros en México muestra que el interés de los que habitamos este país y principalmente la zona metropolitana de Guadalajara, está dirigido a libros que difunden temáticas religiosas. Otro factor que si bien permite un mercado amplio es sumamente limitante para el crecimiento y la innovación del mundo editorial.
 
De la realidad anterior, apenas descrita con escrupulosidad en este mismo diario, se entiende con mayor  claridad la precariedad en la que se desarrollan las pequeñas empresas editoriales tapatías que suman años en la lucha por su consolidación y que no acaban de fraguar, pese al entusiasmo y convicción de su profesionalismo.
 
El conocer la realidad en que se vive y saber de la estatura que se tiene, ayuda a las editoriales de Guadalajara a enfrentar con buen estrategia las adversidades a su crecimiento. Considero que un acercamiento a esa estrategia está en la suma de esfuerzos entre las entidades de los tres niveles de gobierno y la iniciativa privada, que en no pocas ocasiones ha hecho público su interés por explorar en los campos vírgenes de la promoción cultural.
 
El que Guadalajara sea a partir de este momento y de acuerdo a las palabras presidenciales, la Ciudad Digital, abre una fortísima coyuntura para que de la mano de ese impulso, se incentive, también, una nueva etapa, digital desde luego, de las editoriales tapatías que tienen mucho y único, que ofrecer al mundo de habla española.
Martín Almádez

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Más Autores